16 julio, 2011

Un paso más hacia la dictadura mundial.

Poco se habló y poco se supo sobre la “reelección” del actual Secretario General de Naciones Unidas para un nuevo período. El hecho de que un funcionario anodino, con cara de gaznápiro haya sido reelecto, en unas misteriosas “elecciones” que pasaron desapercibidas, para encabezar el podio de la burocracia mundial, no parece haber sido merecedor de grandes titulares ni comentarios para los ciudadanos de esta parte del mund...(Planeta, digo). Yo al menos, me enteré por una nota incidental leída en tres segundos por el locutor de continuidad de la radio universitaria de mi ciudad.

Sin embargo, no hay que engañarse; detrás de la más inofensiva de las apariencias puede estarse urdiendo la mayor amenaza a la libertad humana que se haya concebido: la superdictadura mundial.

Se acaba de dar a la publicidad, (para conocimiento de los ciudadanos del mundo), el “Estudio Económico y Social Mundial, 2011”, subtitulado como “La gran transformación basada en tecnologías ecológicas”, de autoría de un cierto “Departamento de Asuntos Económicos y Sociales”, dependiente de, ....(no faltaba más), la excelsa organización ONU (Nueva York, 2011).
Al comienzo de la versión original no se echa en falta una conceptuosa carta de presentación firmada por el mismísimo dirigente máximo de la benemérita organización, el excelentísimo (y re-electo) Sr. Bankimún.
Hay también una versión resumida en castellano (para subdesarrollados), publicada en PDF para nuestro beneficio.

Claro que es entendible que para muchos no valga la pena sacrificar tiempo (recurso valioso y escaso) para examinar este mamotreto; mal que mal, si la ONU lo hace, entonces estará bien, se piensa, pero cuidado!, eso es justamente lo que la organización desea; que la gente de a pie se quede con el título y no se interese por los detalles, o no tenga tiempo para profundizar en ellos.
De todas las 250 páginas de elevadas reflexiones, lugares comunes y vaguedades, sazonado todo esto de inefables intenciones, inabarcables en una nota como esta, me concentraré en algunos pocos conceptos que no pueden dejarse pasar, por ser la esencia de todo el “Estudio”:

Cota al desarrollo.

Sucede que han establecido los autores del Estudio, que un ingreso (per cápita) de diez mil dólares anuales es suficiente para asegurar el bienestar de toda la población, y que sobre esa marca la calidad de vida de las personas ya no aumenta significativamente, aún cuando continúe aumentando el ingreso.

La cita textual (traducción libre) es:

Recientemente, varios estudios* han puesto mayor énfasis en el cuarto argumento anterior para limitar el crecimiento en los países desarrollados. Para presentar su caso, muchos de ellos presentó pruebas de que los datos entre países muestran que la calidad de vida no se mejora mucho más allá de un cierto nivel de ingreso per cápita”.


(*Al decirse “varios estudios” se está diciendo “nadie en especial”. Nota mía.)

“Por ejemplo, tomando la expectativa de vida como una medida objetiva de la calidad de vida, se puede ver que esta no aumenta mucho por encima de unos ingresos per cápita de unos $10,000”.


La “expectativa de vida” (una variable con cota biológica), como medida objetiva de la “calidad de vida” (una variable sociológica); supongo que no hace falta detenerse a analizar la imbecilidad evidente de este argumento.
Entre líneas entonces, se deduce que para la excelsa organización hay una marca de “suficiente” para el crecimiento económico de las naciones y esto está en perfecta sintonía con la doctrina de “Los límites del crecimiento”, la ideología promovida desde hace décadas por la èlite neomalthusiana mundial, agrupada en el llamado “Club de Roma”, (alma mater de la parasitocracia internacional ONU).

Puede deducirse entonces, que para paises como el nuestro, que va por los 15.000 dólares de per cápita anual (se dice), ya no sería necesario seguir creciendo, y, en cambio, la prioridad debería ser la mejor distribución de ese ingreso, porque a nadie se le escapa que hay mucha desigualdad.

En esa lógica, la conclusión sería algo como que el mercado ya hizo lo suyo, y ahora corresponde que un Estado Providente se encargue de sacarles el excedente a los ricos para dárselo a los pobres, y así, todos quedamos felices comiendo perdices.

Eso es el socialismo aquí y en la quebrada del ají, y se me viene a la memoria una frase de Maurice Strong, padre espiritual de Bankimún y de su antecesor Kofi Annan : ... utilizar los métodos del capitalismo para satisfacer sus propios objetivos del socialismo”.... (se refiere al modelo de desarrollo adoptado por la satrapía china, que actualmente paga sus servicios).

Pero la joya de esta sección está en el siguiente párrafo:

“El argumento de que hay límites para el crecimiento no es nuevo. En la década de 1970, estudios encargados por el Club de Roma habían llamado la atención sobre los límites de los recursos disponibles. Los estudios de seguimiento reiteró la necesidad de aceptar los límites del crecimiento, mientras que pone más énfasis en los límites de la Tierra como un sumidero. La necesidad de considerar la colocación de ciertos límites en el volumen total de la producción y el consumo mundial también fue reconocido por la Comisión Brundtland en su informe, que señaló que el concepto de desarrollo sostenible implica límites, a pesar de que es posible que deba imponerse poco a poco”.

“Estudios encargados por el Club de Roma. Los citados “estudios” fueron encargados a Dennis y Donella Meadows, (matrimonio), ambos malthusianos y miembros prominentes del “Club de Roma”, en 1972; es práctica recurrente del “Club” encargar “estudios” a sus propios miembros, donde las “conclusiones” de los “estudios” ya están establecidas aún antes de tomar los datos. Un curioso método de investigación “científica”.

Luego se alude al informe de la Comisión Brundtland”, que habría llegado a resultados coincidentes con los del “estudio” de los Meadows.

Sucede que la tal comisión (llamada así por quien la presidió, la ex primera ministra de Noruega Gro Harlem Brundtland, socialista, malthusiana y miembro del Club de Roma), fué creada a instancias de Maurice Strong luego de la “cumbre” de Estocolmo de 1972; Maurice Strong, canadiense, magnate petrolero, "un socialista en la ideología, un capitalista en la metodología", según el mismo se ha definido, eminencia gris que manejó los hilos de la ONU bajo cinco jefes-títeres, (desde U-Thant hasta Kofi Annan, y donde sigue mandando por medio de su discípulo Bankimún), es también un malthusiano confeso, miembro del capítulo canadiense del “Club de Roma”, (CACOR), y con alta probabilidad podría sospecharse que en realidad ha sido siempre un agente de David Rockefeller; no debe olvidarse que el buque insignia del imperio Rockefeller es la Standard Oil Co., y que Strong proviene del mundo del petróleo.

Por cierto, David Rockefeller fué el inspirador en las sombras del “Club de Roma”; la Brundtland es actualmente “embajadora ONU para el cambio climático”, nombrada por Bankimún, junto con Ricardo Lagos, ex presidente de Chile, socialista, neomalthusiano y miembro (presidente) del “Club de Madrid”, un apéndice del “Club de Roma” donde se agrupa a ex presidentes, primeros ministros y dictadores de tendencia socialista que quieran seguir aportando sus talentos para la salvación del planeta aún después de su jubilación.

Es decir, un círculo bastante cerrado, se podría decir, está detrás de este “estudio” (y de todos los anteriores).

UN completo Dossier sobre el "Club de Roma" y su "agenda verde" se puede bajar aquí: (traducción artesanal; perdón por los gazapos)

Está en ZIP
http://www.divshare.com/download/15386784-7e9

Racionamiento de la energía(1).

“Muchas de las tecnologías que requiere una economía ecológica ya están disponibles, como ponen de manifiesto, por ejemplo, la gama de opciones para generar energías renovables (energía eólica, energía solar y biocombustibles, entre otras), las tecnologías para la captura del carbono y la utilización más eficiente de la energía, las técnicas para reemplazar recursos no biodegradables y en materia de agricultura y silvicultura sostenibles, así como las tecnologías para conseguir que las líneas costeras y las infraestructuras sean menos vulnerables a los desastres naturales”.

La gama de opciones para generar energías renovables: analicemos, por ejemplo, la Energía eólica. Primera cuestión, es que no hay tecnología económica ni eficiente para almacenar la energía, y menos la energía eléctrica. Lo óptimo es generar la electricidad en el mismo momento en que se está consumiendo. Lamentablemente el viento no es una variable que se pueda controlar. Puede suceder que venga una calma chicha y nos deje sin luz justo cuando más se necesita, por lo que aunque se llene el mundo de turbinas de viento, siempre será imprescindible tener generadores termoeléctricos de respaldo. Y como los generadores de viento son antieconómicos, la generación de respaldo tiene que ser lo más barata posible para compensar, es decir, a carbón (y quedamos en las mismas).

Adicionalmente, no olvidar que lo que en realidad se busca es energía cinética (la que hace girar el generador), y esta es...... 1/2 m·v2 (o sea, un medio de la masa por la velocidad al cuadrado). Si la masa del aire es 1.200 gramos por metro cúbico, y la masa del agua es 1.000 kilogramos por metro cúbico, se tiene que caeteris paribus, se necesita 800 metros cúbicos de aire en movimiento para generar la misma energía que se obtiene de un metro cúbico de agua en caída libre. Evidentemente, la eólica jamás puede así reemplazar, (y ni siquiera competir) con la hidráulica, ni con todos los subsidios del mundo.

Por último, como el viento es de flujo irregular y aleatorio, se tiene que de la capacidad de diseño del parque eólico instalado, rara vez se aprovecha más de un 10% de la capacidad. Esto es irracional por donde se mire.

Energía solar: El sol tiene la curiosa costumbre de alumbrar sólo durante el día, y al menos la termosolar resulta fuertemente sensible a la nubosidad, una variable que no se puede controlar. O sea, que tampoco se puede disponer de esta energía en el momento y lugar en que se necesiten, sino que quedamos al capricho de la naturaleza y eso la hace también no competitiva.

Sobre la fotovoltaica, con una tecnología carísima y que sólo puede ser “viable” gracias a unos subsidios monstruosos (la tecnología actual no permite aprovechar más de un 30% de la radiación), sólo hay que recordar la anécdota española: que había parques fotovoltaicos que generaban de noche. En realidad fué que los subsidios eran tan jugosos, que los “empresarios” usaban generadores a diesel para producir su energía “fotovoltaica”, y forrándose de todos modos, con el dinero del contribuyente.

Desde Alemania, sin embargo, se ha publicitado las imágenes que se acompañan, que demuestran parques fotovoltaicos abandonados a un año de su instalación, o abandonados al deterioro del tiempo; obviamente antes de su amortización, ya que estos engendros son técnicamente inamortizables. Quizá en ese país los subsidios alcanzaban para instalarlos pero no para mantenerlos en operación.









Biocombustibles:

Básicamente son de tres tipos. Alcoholes (biocarburantes), aceites (biodiesel), y bio-gas; es decir, metano biogénico. De los primeros, no hay mucho que decir, salvo que se obtienen de procesos (destilación) que consumen más energía que la que se produce al quemarlos. O sea, están fuera de toda posibilidad, por una simple cuestión de termodinámica, y si esto no fuera así, no existiría el problema energético en el mundo. Es cierto que se podría, eventualmente, utilizar la energía termosolar como vector para la destilación económica de alcoholes, pero a nadie se le ha ocurrido plantearlo seriamente. Las “empresas del rubro”, están más preocupadas de cazar subsidios que de ofrecer una solución viable al problema energético.

Sobre los “biodieseles” se puede decir lo mismo, salvo tal vez en el caso del “aceite” de jojoba. En realidad se trata de una cera líquida (la única conocida en el reino vegetal), que se puede usar ventajosamente en motores diesel tal como se extrae de la planta, con lo que podría decirse que es termodinámicamente viable. Sin embargo, cuando se calcula la productividad del cultivo por hectárea-año, y se compara con los requerimientos de combustible del mundo moderno, no hay forma de hacer calzar los números. En este caso sí sería verdad que se necesitaría más de un planeta Tierra para cubrir las necesidades. Además de lo anterior, se tiene que el “aceite” de jojoba tiene un excelente precio como cosmético, y aplicaciones potenciales en la industria alimentaria, y por último, como lubricante de alta especificación, con lo que quemarlo como combustible no tendría ningún sentido.

En el caso del bio-gas, se podría decir que es en realidad lo único razonable de este delirio. Se puede producir en grandes cantidades a partir de desechos orgánicos por la acción de bacterias. Seguramente habrá que aplicar ingeniería genética para obtener alguna superbacteria que permita industrializar el proceso, y de paso dar solución al gravísimo problema de la basura (que sí es un problema, y grande), pero quizá por eso, por ser una posibilidad real, al parecer la benemérita organización no le asigna prioridad. Además el metano resulta “peligroso” para el clima (en el imaginario ONU, al menos), y aún cuando gas natural hay para rato, hay muchos oligofrénicos que piensan que es mejor dejarlo enterrado (Hansen et al).

Sobre la llamada “biomasa”, sólo hay que saber que ese es otro nombre para la leña.

Las tecnologías para la captura del carbono: Esto sí que es una tremenda, ...inmensa, ...monumental, imbecilidad. Tanto es así, que incluso un fanático esquizoide como Al Gore descarta de plano esta “opción”, ya que según sus propias deducciones tendría un costo equivalente al 75% de la energía producida por la planta termoeléctrica que quisiera “capturar” su carbono (en realidad, lo que se “capturaría” sería el CO2, porque el “carbono” se quema en el hogar de la caldera, pero a los “técnicos” de la ONU no les alcanza el intelecto para apreciar la diferencia, por eso hablan simplemente de “captura de carbono”). No vale la pena detenerse más en esta idiotez.

Estas son entonces las principales de las “Muchas de las tecnologías que requiere una economía ecológica” (y que) ya están disponibles”, según la ilustrada opinión del inteligentísimo Sr. Bankimún y del “Club de Roma”.

Agricultura Amish para el siglo XXI:

Buena parte del enjundioso “estudio” está dedicado a promover la “agricultura sustentable” pero para muestra, léasela siguiente cita:

“Para encauzar la transformación radical hacia una seguridad alimentaria sostenible puede establecerse una amplia lista de tecnologías ecológicas y prácticas sostenibles que ya pueden utilizarse en la agricultura (como las que se han implantado con éxito y han entrañado gran aumento de la productividad en países en desarrollo), incluidas tecnologías y prácticas tales como los cultivos con bajo nivel de labranza, la rotación de cultivos, los cultivos intercalados, el acopio y almacenamiento de agua y su reciclado, los cultivos que entrañen ahorro de agua, la agrosilvicultura y la gestión integrada de las plagas”.

La realidad es que todas estas “tecnologías”, se conocen desde hace siglos, y varias de ellas, por cierto, son las prácticas más tradicionales de la agricultura familiar practicada ancestralmente; y entonces ...¿dónde está la novedad?, posiblemente que es esto lo que la bondadosa organización considera ahora “sostenible”, o “ecológico”.

En la ideología del “Club de Roma”, sólo se tiene por “sostenible” una agricultura de alcance local, como la del siglo XIX, donde los agricultores llevan personalmente sus productos a la feria más cercana, y los expenden directamente al público consumidor. Ojalá que no rieguen ni usen fertilizantes, salvo el guano (el propio y el de sus animales) y los rastrojos. La agroindustria los espanta, y el comercio internacional de productos agrícolas les parece un sacrilegio contra su diosa “Gaia”.

En el video adjunto, se puede ver y entender esta ideología.

Se trata de Ramón Tamamés, autor del libro “El grito de la Tierra”.




El profesor Tamamés ostenta una biografía ideológica que no parece para nada extraña. Primero, comunista, posteriormente “ecologista” y malthusiano, y en fin, actualmente miembro del “Club de Roma”.

Como los buenos tienen la extraña costumbre de bloquear a veces los videos, aquí está el enlace:

y aquí: http://www.divshare.com/download/15375304-198


D.E.G., la moneda única mundial: (y la forma de hacerse de las reservas de los paises pobres).

Toda dictadura requiere de hacerse del poder económico. El plan de la ONU, que fué diáfanamente enunciado en un documento del “Club de Roma”, contempla la implantación de un sistema monetario único que sería administrado, por cierto, desde la cúpula de la burocracia mundial. En éste, habría monedas locales, de uso interno, regionales, de intercambio para paises vecinos en una misma región (“barrio”, lo llamaron), y una moneda única para el comercio mundial. Por supuesto que el valor de cambio de estas monedas será determinado “criteriosamente” por la administración central, de tal manera de evitar las perjudiciales fluctuaciones de precios, dicen.

Pero para lograr que los paises acepten renunciar a sus facultades soberanas (como la de administrar cada cual su propia economía), la redacción de las intenciones debe hacerse de la forma más meliflua posible; de ahí salen los generosos “ofertones” de cientos de miles de millones de dólares a los subdesarrollados para “desarrollo sustentable”, y para “mitigar los efectos del cambioclimático”.

Claro que a cambio deberán entregar sus reservas internacionales a la sabia custodia de la benemérita organización. La moneda única mundial no tendrá un valor fijo, sino que este será determinado para cada transacción de manera de lograr un “comercio justo”, entre las naciones, la parasitocracia internacional ONU ya tiene en incubación al embrión de este engendro: los “Derechos Especiales de Giro” (DEG):

Cita:

Varios países en desarrollo mantienen un porcentaje importante de su ahorro interno como reservas internacionales que, en buena medida, se han invertido en activos financieros en los países desarrollados.

La inestabilidad de los mercados mundiales de capitales y de productos básicos constituye un importante factor determinante de esa forma de autoseguro y de considerables transferencias netas de recursos financieros a economías de mercado avanzadas.

Las reformas del sistema internacional de pagos y de reservas, que erradicarían la inestabilidad del mercado mundial y reducirían la necesidad de los diferentes países en desarrollo de acumular reservas, podrían liberar cuantiosos recursos (incluso procedentes de fondos soberanos mediante la utilización de derechos especiales de giro (DEG)) para la financiación a largo plazo de inversiones ecológicas. Eso facilitaría además las transferencias eficaces de recursos netos a países en desarrollo.

Racionamiento de la energía(2).

Otro aspecto que vale la pena destacar, también sobre lo que esta gente planea para solucionarnos la vida en las próximas décadas.:

Cito:

“Para mantenerse dentro del límite absoluto de concentración de CO2 de 450 partes por millón requerido para estabilizar el clima. que fue lo aceptado en la Cumbre de Copenhague sobre el Cambio Climático, será necesario avanzar aceleradamente hacia la transformación en energías renovables o ecológicas, ya que ese límite entrañaría reducir gradualmente cada año hasta 2050 las emisiones a tres toneladas por persona, o menos si se estableciera un límite absoluto aún más reducido”.

No hay tiempo ahora para analizar la estúpida pretensión de “estabilizar” el clima, ni tiene caso repetir que el CO2 tiene un efecto marginal y hasta despreciable en la generación de las variables climáticas, asunto que se puede encontrar en cualquier libro serio sobre el tema (justo lo que los delegados a las “cumbres” de la ONU no hacen: leer libros).

Pero analicemos la pretensión de “reducir” las emisiones de CO2 a tres toneladas por persona por año (o aún menos, dicen, si se decidiera, es decir si ellos decidieran un límite menor).

Primero quiero suponer que no son tan idiotas como para considerar en el cómputo lo que cada ser humano respira, porque con eso estaríamos gastándonos un 12% de la cuota. De manera que parto de la base de que se refieren a uso de combustibles, y no a otra cosa.

Primero, tres toneladas son tres mil kilogramos. De tal manera que en el mundo feliz planificado por la ONU cada uno de nosotros tendremos derecho a emitir 8,22 kilogramos de CO2 cada día.

Voy a suponer también que la humanidad decidió (en alguna “cumbre” digamos), ocupar solamente el combustible más limpio y eficiente que se conoce, que no es otro que el gas natural, o mejor, digamos metano puro. Es el más limpio porque al quemarse sólo emite CO2 y vapor de agua, y es el más eficiente porque tiene más poder calorífico que las mezclas propano-butano, y no necesita gastar en calor de combustión, porque arde a temperatura ambiente.

Si bien es cierto que al quemar una molécula de metano (CH4) se emite sólo una molécula de CO2 , sucede que el peso molecular del metano es 16 y el del CO2 es 44; por lo tanto, al quemar un kilogramo de metano se emite 2,75 kilogramos de CO2 , y con esto nuestro “derecho diario” (siempre en el imaginario de la ONU), se nos reduce ahora a consumir sólo tres kilogramos de metano (CH4 ) en el día. Podríamos quedar hasta aquí; bastaría que el que estuviera conectado a la red de gas natural (“gas ciudad”, se llama también) revise su factura mensual y decida después si se sentiría cómodo si un gobierno lo estuviera constriñendo a consumir sólo tres kilogramos por día.

Claro que el CH4 tiene un poder calorífico de 12.000 kilocalorías por kilogramo, así que con los tres kilos tenemos de más para la ducha y el café, y nos sobra para empezar el día. Cuentas alegres; pero resulta que un auto normal, con tecnología actual, puede dar unos 20 kilómetros por kilo de gas, así que con viajar cincuenta kilómetros en el día agotamos la cuota. Y si quisiéramos calefaccionar nuestro habitáculo, o cocinar algo al almuerzo no podríamos usar el auto. Claro que quizá pudiéremos conseguir un trabajo que nos quede cerca de la casa y movilizarnos en bicicleta, de ese modo hasta podría sobrarnos un saldo de “derecho de emisión” que podríamos vender a fin de mes. Adicionalmente tendríamos mejor estado físico dado el ejercicio de la bicicleta y la dieta liviana. En fin.,,, la ONU siempre estará pensando lo mejor para nosotros.

Para mayor abundamiento, analícese esta perla:

“para complementar las metas de reducción de las emisiones tal vez haya que considerar la posibilidad de establecer topes al consumo de energía, lo que tendría importantes repercusiones para los procesos de producción y de consumo. En el Estudio se estima que el tope para las emisiones sería equivalente a un consumo de energía primaria de 70.000 millones de julios per cápita al año,”....etc.

El Jule es equivalente a 0,2388459 calorías, con lo cual la cuota diaria nos sube a 45.806 kilocalorías, o lo que es equivalente, 3,8 kg de metano/dia. Tenemos entonces que en este párrafo la benemérita organización se muestra algo más generosa.

¡Ah....!, pero se me olvidaba el detalle de que aquí se está hablando de consumos promedio, y todavía falta prorratear el consumo industrial entre los habitantes de los países, con lo que la cuota personal tenderá necesariamente a cero.

Es evidente que esto significa RACIONAMIENTO puro y simple y nada más que eso. Y no se conoce forma de establecer y mantener permanentemente un régimen de racionamiento si no es mediante un estado policial, es decir, una DICTADURA.

El siguiente video muestra al expresidente de Chile, actual “Embajador ONU para el cambioclimátivo”, el inenarrable Sr. Ricardo Lagos estableciendo una cuota de ¡Dos toneladas! anuales de CO2 per cápita. ¡¿Aún más papista que el Papa, se podría decir, el ex-presidente Sr. Lagos?.





Por cierto, el distinguido caballero que aparece al final del video, asintiendo el brillante discurso de Lagos, es su patrocinador, el abnegado Sr. David Rockefeller, actual sumo pontífice del "Club de Roma" y del malthusianismo mundial.
Tal como en el caso anterior, aquí está el enlace:
Y aquí: http://www.divshare.com/download/15324755-c53

Para mejor entender la tramoya urdida por la ONU para imponer su proyecto de dictadura mundial, analícese el siguiente párrafo:

“...dado que los problemas ambientales son mundiales, la revolución de la tecnología ecológica tendrá que verse facilitada por una intensa cooperación internacional. La dimensión mundial resulta especialmente evidente en el caso del cambio climático, aunque los problemas de la inseguridad alimentaria y de la deforestación también tienen importantes efectos transfronterizos que dimanan, por ejemplo, de la inestabilidad del precio de los alimentos y de las emisiones de los gases de efecto invernadero”.

Esto es casi una Declaración de Principios. Al pretender que los problemas ambientales “son mundiales”, (lo que es mentira, porque toda contaminación emana de un contaminador, y éste siempre es ciudadano de algún país, por lo que corresponde a las legislaciones de los paises dictar las normas de prevención), la organización se autoerige como poder supranacional y supragubernamental; (exenta, para peor, del control electoral que mal o bien pueden los ciudadanos ejercer sobre los gobiernos democráticos), para arbitrar y sancionar sobre estos problemas que “son mundiales”.

Es cierto que un problema de contaminación ambiental puede efectivamente afectar a más de un país; el ejemplo más evidente es cuando se contamina un río que atraviese o tenga riberas en dos o más territorios o cuando ocurra un accidente nuclear en una región fronteriza. Pero estos problemas pueden ser resueltos adecuadamente entre los estados involucrados mediante los mecanismos habituales. Por otra parte, la llamada “inseguridad alimentaria” es una de las tantas secuelas de la pobreza y el subdesarrollo, y por lo tanto un asunto que sólo pueden resolver los estados y sus gobiernos, y son también estos, los que deben definir sus propias políticas forestales.

En este contexto, el “cambioclimático” es el verdadero Caballo de Troya para imponer el supragobierno mundial; inventaron la falacia de que el dióxido de carbono (CO2) y los otros “gases de invernadero” están “alterando el clima” (ya no se atreven a hablar simplemente de “calentamiento”, después del bajón de temperaturas observado durante la última década), lo cual sería el “problema mundial”, que los estados por sí mismos no podrían solventar.

La realidad científicamente comprobable es que es el vapor de agua el único “gas de invernadero” con efecto relevante en las variables climáticas, hecho reconocido hasta en los mismos informes del IPCC (el organismo ad hoc creado por la ONU para promover el fraude), y que ni el CO2 ni el metano (CH4) son realmente “contaminantes” y ni están ni se emiten en cantidades suficientes como para constituirse en un verdadero problema.

Pero como no hay ninguna actividad humana (ni siquiera respirar), que pueda ejercerse sin emitir estos “gases de invernadero”, particularmente el CO2, que es inevitable en la siderurgia, la cementería, el trasporte, la agricultura, la generación eléctrica, etc. etc., si consiguen hacerse de la llave para controlar las emisiones de CO2 de cada país y de cada persona, (el “protocolo” de Kioto), podrán por fin, autoerigirse como la elite planificadora mundial, es decir, el control total, el “Nuevo Orden”, dirigido por una parasitocracia internacional no-electa.

Y de repente se me ocurre preguntar:

¿.... y por qué diablos debo aceptar que unos hideputas, elegidos por nadie, sobre cuyas aptitudes me asaltan las más grandes dudas, y a quienes les debo exactamente nada, se arroguen el derecho a reglamentar (“regular” se dice ahora) la vida de mis hijos y nietos, al extremo de querer decretar, hic et nunc, incluso la energía que ellos podrán ocupar en sus actividades?.... ¿acaso un mercado libre y fluido de bienes y servicios no sirve para asignar los recursos disponibles?

Claro que el que se haga esa pregunta dentro de unos 30 años no será más que un egoísta inconsciente, individualista y falto de solidaridad climática. Quizá una temporada en el chucho servirá para reeducarlo (o por último lo mandarán a Siberia por un tiempito).

En el último fragmento, el “embajador ONU para el cambioclimático”, expresidente de Chile, (socialista, neomalthusiano, presidente del “Club de Madrid”, un apéndice del “Club de Roma”), Dn. Ricardo Lagos nos ilustra sobre la implantación de la dictadura mundial (“Diktat”, dice él) .





Como antes, el enlace al video es este:
http://www.divshare.com/download/15378651-e67

UN completo Dossier sobre el "Club de Roma" y su "agenda verde" se puede bajar aquí: (traducción artesanal; perdón por los gazapos)

Está en ZIP
http://www.divshare.com/download/15386784-7e9

Cuando tenga tiempo de leer el “estudio” de la ONU, tenga presente lo que acaba de leer ahora.


Etiquetas: , , , , , , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home